Inicio cantabria Un grupo de veinte católicas feministas piden en Santander la “eliminación del...

Un grupo de veinte católicas feministas piden en Santander la “eliminación del machismo en la Iglesia”

SANTANDER, 3 (EUROPA PRESS)

Una veintena de feministas católicas se han concentrado este domingo, frente a la catedral de Santander para reclamar que se ponga “fin al machismo en la Iglesia” y que las mujeres tengan “voz y voto” en las institución y que dejen de ser “invisibles y silenciadas”.

Esta iniciativa, convocada por La Revuelta de Mujeres en la Iglesia, se ha celebrado este domingo en casi una treintena de ciudades en España, coincidiendo con la cercanía del Día Internacional de la Mujer (8M).

Las convocantes, con estas concentraciones, quieren decir “basta” a la “discriminación por razón de sexo o de género”; censurar la “imagen de un Dios exclusivamente masculino”, o que se les niegue ejercer el sacerdocio. “¿Cuántas mujeres vemos representando la institución?, ¿cuántas pueden formar parte a la hora de tomar decisiones?”, se han preguntado.

Estas mujeres reclaman una Iglesia “paritaria, más plural y menos jerárquica”, que acompañe “sin juzgar” la diversidad de familias, de identidades y orientaciones sexuales”.

Leer más:  Mercadona ha donado 80 toneladas de alimentos a tres organizaciones cántabras hasta junio

Las participantes han portado carteles con lemas como: ‘Hasta que el lenguaje nos incluya en los textos de la Iglesia’, ‘Hasta que la teología feminista se divulgue en las parroquias’ y ‘Hasta que las mujeres estemos donde se toman las decisiones’, entre otros.

Esta concentración está enmarcada dentro de las jornadas feministas realizadas para conmemorar el Día Internacional de la Mujer y sirve para “luchar por la dignidad” de este colectivo en la Iglesia.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorEn Santander y la zona del aeropuerto se registra una de las mayores precipitaciones de lluvia en Colombia
Artículo siguienteEn una playa francesa aparece el cadáver del vecino de Unquera que se perdió en enero en la costa de Llanes